LA SILUETA Y SU TIPOLOGÍA

Saber a qué tipo de silueta perteneces es importante porque brinda la primera idea sobre el volumen del cuerpo en el que vas a trabajar. Cada tipo tiene sus aspectos positivos y sus aspectos negativos, tomar conciencia de ellos ayuda a elaborar el diseño más adecuado para cada uno.

Cuando hablo de silueta me refiero a la línea que se puede dibujar y que sigue el contorno del cuerpo desnudo. Esta silueta ya no es exactamente la misma al vestirse. Es por eso que las prendas pueden mejorarla o empeorarla  por tanto el diseño que realices debe estar  en concordancia y armonía con la silueta con la que se trabaja.

Existen cinco tipologías corporales: rectangular, reloj de arena, triangular, triangular invertido y ovalada. Para saber el tipo de silueta a la persona se la mira de espalda para evitar confusiones con panza y busto. De ese modo se aprecia bien la estructura ósea de hombros y cadera y qué pasa a la altura de la cintura.

La silueta rectangular tiene hombros cintura y cadera en una misma línea.

La silueta reloj de arena tiene hombros y cadera en una misma línea y la cintura se marca naturalmente. Es la silueta femenina más divulgada y utilizada en publicidad.

La silueta triangular  tiene los hombros más pequeños que la cadera. Acá se analiza si es que la cadera es muy ancha o la cadera es normal pero la espalda es muy pequeña.

La silueta triangular invertido  tiene, al contrario de la anterior, una espalda de mayor tamaño que la cadera. También es necesario analizar si la espalda es la normal y la cadera muy pequeña o si la espalda es muy grande y la cadera normal.

La silueta ovalada tiene los hombros y cadera en una misma línea pero la cintura es de mayor tamaño que esa línea. Esta es la silueta más complicada para trabajar.

silueta

DIAGNÓSTICO DE LA SILUETA

La manera más sencilla de apreciar la silueta es que la persona a la que se le va a realizar el diagnóstico esté con prendas lo más ceñidas al cuerpo que se pueda. Luego se coloca un elástico alrededor de la cintura (sin apretar demasiado). La persona que realiza el diagnóstico tiene que estar sentada para tener la vista a la altura de la cintura de la otra persona.

Si el diagnóstico es para nosotras mismas conviene que nos saquen una foto desde la altura de la cintura de frente y de espalda.

Lo que se mira es donde termina el hombro (no importa si después el brazo se ensancha, lo que interesa es donde termina ese hombro). Estos dos puntos (o sea la distancia que hay de hombro a hombro) dará el tamaño de la espalda. Luego se identifica la cadera en su punto más ancho y, por último, se mira la cintura (la que nos marca el elástico) y su ubicación. Con estas tres líneas sabremos ante qué silueta estamos situados.

En el próximo post te enseñaré cómo diseñar para cada silueta…  🙂

Si estás ansiosa puede ver el siguiente post donde hablo de la silueta rectangular.